Los yacimientos rupestres levantinos o del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica, declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, constituyen un patrimonio cultural excepcional y extraordinario del periodo prehistórico y muestra de la evolución cultural de la humanidad.

El Consorcio Turístico de la Ruta de los Tres Reyes constituido por los ayuntamientos de Tortosa, Morella y Alcañiz tiene como uno de sus principales objetivos poner en valor turístico el conjunto de su diverso y rico patrimonio cultural de sus municipios, generando productos turísticos comunes y sinergias de promoción. La marca tiene su origen en la toponimia del Tossal Tres Reis, cima donde confluyen Aragón, Cataluña y la Comunidad Valenciana. La leyenda cuenta que, en tiempos ancestrales, tres reyes vecinos se reunían aquí sin salir del territorio que gobernaban.

 

Los yacimientos de arte rupestre levantino son uno de los recursos turísticos culturales más destacados en el ámbito territorial del Consorcio, en donde se sitúan algunos de los conjuntos más interesantes del arte rupestre y es pionera en los descubrimientos de este arte por parte de arqueólogos tan relevantes como Joan Cabre o Santiago Vidiella.

Podemos destacar algunos abrigos de gran valor histórico y arqueológico como Morella la Vella, la Val del Charco del Agua Amarga (Alcañiz), la Roca dels Moros (Cretas), el Barranc de la Gasulla (Ares del Maestrat), la Cova dels Rossegadors (Pobla de Benifassà), la Ermita de la Pietat (Ulldecona) y, algo más alejados, los conjuntos rupestres de la Valltorta, del Río Martin y del Maestrazgo. En todos ellos dominan las escenas de caza y de recolección pintadas en estilo levantino.

Actualmente estos yacimientos despiertan un creciente interés por ser visitados y cuentan con un gran potencial turístico que debe combinarse con la fragilidad y limitaciones de estos recursos, requiriendo modelos de gestión eficaces en la conservación, sostenibilidad y usos turísticos.

 

Hoy en día todavía existe la suerte de descubrir nuevas pinturas rupestres, como las recientemente descubiertas en el Bajo Aragón, en el Baix Ebre o en la comarca dels Ports. Una suerte y un reto para todos!

Bienvenidos a Morella, un lugar de ensueño donde las piedras nos hablan!